Congregaciones misioneras masculinas con presencia Chile

Son abundantes las instituciones y congregaciones misioneras en Chile. A continuación detallamos algunas de las más relevantes y de mayor importancia:

  • Agustinos de la Asunción:

también conocidos como Asuncionistas. Es una familia religiosa internacional con representación en Chile. Una regla de vida asuncionista es el amor por Dios y el compromiso de entregar la vida por el evangelio y la fraternidad de los hermanos.

  • Frailes Dominicos:

son una orden dedicada exclusivamente a la extensión de evangelio. Fue fundada por Santo Domingo de Guzmán. Esta institución está presente en ciudades como Santiago, Valparaíso, Quillota, Chillán y Concepción, realizando acciones en iglesias, colegios y parroquias.

  • Instituto del Verbo Encarnado:2098796682_3b5b4560ac_b

creado por el padre Carlos Miguel Buela en 1984 en Argentina. Su nombre honra al Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios. Actualmente tiene una importante presencia en Chile. Sus miembros realizan una gran labor inculcando el evangelio en todos los estratos sociales.

  • Misioneros Claretianos:

viven en familia tanto sacerdotes como civiles, bajo un mismo legado: la palabra de Dios. Son fieles discípulos de Jesús y poseen votos de obediencia, pobreza y castidad. Dan a conocer y quieren extender el gran amor de Jesús.

  • Obra de Don Guanella:

siguen los pasos de su fundador San Luis Guanella, ayudando a los más desfavorecidos, a las comunidades más pobres y a aquellos jóvenes o ancianos que padecen discapacidades físicas o mentales, realizando una gran función.

  • El Regnum Christi:

es un movimiento eclesial internacional católico que busca la paz a través de la palabra de Dios. Esta formado por sacerdotes religiosos Legionarios de Cristo, laicos consagrados y sacerdotes diocesanos, con una gran vocación por hacer de este mundo un lugar mejor, donde el evangelio sea la base de la vida.

  • Sociedad Misionera de San Columbano:

centrados en los segmentos mas desamparados quieren ayudar a transformar la sociedad mediante la lectura y obra según el Evangelio.